Saltar al contenido

Salsa de tomate básica suave y sencilla

Es una salsa de tomate básica que se puede utilizar tal cual o rehogándola en la sartén tras haber cocinado albóndigas, bacalao o con jamón para preparar un plato de pasta. El sabor añadido evitará que necesite sal.

Esta salsa de tomate aporta vitamina A y vitamina C, entre otras, minerales y fibra.

En cualquier caso en todos los platos en los que aparece salsa de tomate como ingrediente se puede preparar al momento un sofrito de cebolla y tomate y perejil picadito en la propia cazuela a cocinar o en otra. Menos digestivo pero con un sabor más acentuado.

salsa de tomate

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas medianas
  • 1 zanahoria grande
  • 1 Kg de tomate triturado (enlatado o fresco)
  • Ramita de apio (una)
  • perejil
  • orégano
  • 2 cucharadas de aceite
Tiempo de preparación: 45 minutos
Dificultad: Muy fácil

Para preparar una buena y suave salsa de tomate básica, rehoga en una olla con 2 cucharadas de aceite los ajos y cebollas fileteadas. Luego añade la zanahoria cortada a finas ruedas, la ramita de apio y el tomate triturado, hierve al menos media hora, añade orégano y perejil y tritura bien.

Guarda 1 envase de ¼ litro en la nevera y otros igualmente pequeños en el congelador. Tendrás lista la salsa de tomate para toda la semana.

Categorías Básicas

Enlaces relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.