Vuestras preguntas

Estreñimiento infantil

PREGUNTA

Tengo un niño de tres años y le cuesta bastante trabajo evacuar, a parte que hay que obligarle hacerlo. Tiene bastante caca acumulada y al ir al pediatra especialista nos receto HODERNAL dos veces al día.

Llevamos 7 días de tratamiento y no le encontramos mejoría, además se queja de un dolor de tripa de un instante el cual suponemos que es de lo mismo, y no tenemos forma de que el niño evacue todo lo acumulado durante tanto tiempo.

Comentarle también que tiene una dieta de fibras y sus comidas son regulares pero notamos una falta de apetito. Hemos pensado ponerle un enema natural para ayudarle a evacuar lo acumulado y nos gustaría que nos aconsejara sobre esto. A la espera de una respuesta aprovecho la ocasión para saludarle.

Respuesta

Con los escasos datos que me ofrecen no puedo más que esperar que el diagnóstico del pediatra sea el correcto y que su hijo padezca realmente estreñimiento.

Para empezar, debo decir que ustedes tienen el derecho de participar en el plan de su cuidado. Ustedes siempre tienen el derecho a rechazar su tratamiento y si no produce el efecto deseado deberán valorar la opción de abandonarlo.

Un niño de 3 años es todavía muy poco maduro. Su digestión es buena pero su evacuación todavía no está completamente controlada. Además psicológicamente puede tener recelos a abandonar sus propias heces. El estreñimiento a esta edad es, a menudo, provocado por su resistencia a sentarse de forma voluntaria a evacuar.

Una vez comprobada la presencia de suficiente fibra en su dieta (que desconozco) puedo sugerirles que incidan en la hidratación. Debe beber suficiente agua para que la fibra de su dieta adsorba agua y fluidifique sus heces. Puede beberla también en forma de zumos de frutas o cualquier infusión que le agrade. Pueden ampliar la información dietética aquí.

El niño, además, debe andar suficientemente, el ejercicio físico ayuda a regular el tránsito intestinal además de abrir el apetito. Si aumenta sus ingestas, las deposiciones serán más frecuentes y el estreñimiento menos probable.

En cuanto al enema, no educa en el hábito de la evacuación periódica y voluntaria. Asimismo, no puedo valorar si puntualmente sea realmente necesario o pueda ayudarle en algo. En cualquier caso, creo más en la resistencia psicológica del niño a evacuar. Por ello, les sugiero calma y que premien al niño, de forma inmediata (por ejemplo una galletita o un fruto seco), en caso de que evacue voluntariamente. O a conseguir un premio a plazos, por ejemplo una visita al zoológico si consigue pegar 5 ó 10 gomets (uno por cada deposición).

Última actualización: 26/01/2006 22:26


Ana González-Román Ferrer. Diplomada en Nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona.